Genética Básica en Los Gallos de Pelea

 

Los genes o factores hereditarios están situados en los cromosomas los cuales tienen la información hereditaria y están en el núcleo de las células del organismo.

En las gallinas y demás organismos superiores, estos cromosomas se encuentran apareados, representando un gen por 2 alelos. Cada alelo está ubicado principalmente frente uno de otro en un lugar llamado locus. En cada uno de los cromosomas del par, cuando estos alelos del gen son iguales se habla de un gen homocigoto (células o alelos iguales). El individuo portador produce gametos o células sexuales con un gen homocigótico en su locus, a esto se le llama homocigoto (produce gametos iguales). Si los genes de un mismo locus son diferentes se dice que el gen es heterocigótico (produce gametos diferentes).

Los caracteres dominantes se manifiestan en estado homocigoto o heterocigoto, pero los recesivos se manifiestan en el estado homocigoto. No todos los cromosomas son iguales. En cada uno de ellos hay un número indeterminado de genes que controlan un número indefinido de caracteres.

Los gallos de pelea tienen cromosomas de dos tamaños: los grandes o macro cromosomas que en el gallo son 6 pares, y los pequeños o micro cromosomas que son 36 pares de cromosomas. Los cromosomas totales del gallo son 78 cromosomas.

Los cromosomas sexuales son macro cromosomas y determinan el sexo del gallo. Es un solo par, el macho tiene cromosomas Z en formula cromosómica es ZZ.

En la hembra estos cromosomas son diferentes morfológica y dimensionalmente. Uno de ellos en tipo Z el otro es más pequeño y aparentemente disfuncional conocido como cromosoma W. La formula de las hembras es ZW. El W se considera inactivo por que los alelos recesivos presentes en el cromosoma Z de la hembra se manifiestan en este sexo como si fuera dominante ya que no existe ningún alelo que contrarreste su acción.

Los espermatozoides del gallo contienen cromosomas Z. Las gallinas tienen 2 tipos de óvulos con cromosoma Z que dan macho, y los portadores con cromosomas W que dan hembras.

Los genes localizados en el cromosoma Z como los genes B-O-Id+, se heredan de forma diferente de la del resto de los genes.

CONSAGUINIDAD - Cruzamiento entre individuos emparentados para buscar la sangre de un progenitor excepcional.

Este cruzamiento tiene inconvenientes. Al hacerlo produce una afectación llamada depresión consanguínea que se agudiza entre mas cercanamente emparentados se encuentren entre si los reproductores apareados, y cuanto mayor sea el numero de generaciones consecutivas de apareamiento de este tipo.

La consanguinidad produce un incremento en la cantidad de alelos homocigotos (iguales) a expensa de una reducción de alelos heterocigotos (desiguales). Los genes que producen afectaciones hereditarias son recesivos. Los apareamientos consanguíneos aumentan bruscamente estas posibilidades.

Al aparear entre sí 2 hermanos completos, un gallo con su hija, su descendencia tiene una probabilidad de 25% de reunir alelos idénticos. Su coeficiente de consanguinidad es de 0.25. Si se aparean medios hermanos se obtiene la descendencia con una consanguinidad de 0.125.

Al aparear dos hermanos completos incrementa muy rápido este coeficiente y al cabo de tres generaciones de este tipo de cruzamiento se obtiene un valor de 0.50. Con esta consanguinidad en algunas familias la reproducción puede hacerse muy difícil o imposible.

Con cruzamientos de incrementos pequeños de la consanguinidad por generación, se alcanzan en mayor plazo (involucrando mas animales parientes) los mismos objetivos de cualquier carácter hereditario pero reduciendo los efectos negativos, cruce con medios hermanos, tío, sobrino, primo hermanos. A esto hay que agregarle una selección muy estricta en los gallos de pelea, pedigrí de gallinas y por los hijos.

Un gallo de calidad debe tener la capacidad de sostener indefinidamente la disposición combativa. Esto es la calidad más apreciada en el gallo y el indicador más objetivo de la agresividad o ley de un gallo (clase).

Las hembras se escogen por la actuación de sus hermanos primero, su pedigrí (ancestros), y por los hijos que producen.

El gallo fino es el resultado de un largo proceso de selección por la habilidad para la lucha, fortaleza física, agilidad, buen peleador, heridor y fino. Selección de siglos.

La selección de ausencia al dolor, del miedo, y un umbral del instinto de conservación muy pequeño. Todo esto nos da la finura.

TIPOS DE CRUZAMIENTO

A) Cruzamiento genuino.

Porcentaje de los diferentes cruzamientos:
1.- Hermano con hermana completo, el 25%, cruzamiento intensivo.
2.- Cruzando medios hermanos, el 12.5%, cruzamiento moderado.
3.- Cruzando tíos con sobrinas o viceversa, el 12.5%, cruzamiento moderado.
4.- Abuelo con nieta, el 12.5%, cruzamiento moderado.
5.- Cruzando primos hermanos, 6.3%, crianza en el promedio nivelado.
6.- Primo hermanos, el 12.5%, cruce moderado.

Línea de Procreación

PADRE (A) MADRE (B) 

HIJOS (F)

50% Padre
50% Madre

(1 A) ¾ Padre ¾ Madre (1 B)
(2 A) 7/8 Padre 7/8 Madre (2 B)
(3 A) 15/16 Padre 15/ 16 Madre (3 B)
(4 A) 31/32 Padre 31/32 Madre (4 B)

Pensamos que usted tiene un par de gallos de raza, que son de una línea excepcional. Nombramos al gallo (A) y a la gallina (B). La primera línea producirá el linaje (F) que es igual a hijos con la mitad de la sangre del gallo y la otra de la gallina. 50% de cada uno, es decir (½) la mitad.

Seleccione el mejor macho (1) y crúcelo con la madre (B). Este enlace producirá descendientes 1 B con ¾ parte de sangre de la gallina.

Seleccione la mejor polla (1) y crúcela con el padre (A). De esta cruza resultaran descendientes 1 A con ¾ partes de sangre del gallo padre A.

Así lo seguirá haciendo hasta llegar al 4 A y 4 B, es decir, por un lado con el padre las mejores hembras, y por el otro los mejores machos con la madre. Después seleccionamos las mejores hembras de esa cría, en la que se obtuvo una sangre 31/32 y los reservamos para que sirvan como sementales para el cruzamiento.

Los sementales resultados por 4 A y 4 B son casi como la casta original teniendo 31/32 de la vitalidad o sangre del gallo e igual sucede con los cruzamientos del lado B con la madre.

Consanguinidad e Hibridación 

 

 


Muchas revistas, web sites, criadores y galleros en el mundo a diario discuten las distintas teorías de reproducción de nuestras aves, manifestándose dos tendencias claramente definidas que son la teoría de los cruzamientos de consanguinidad (entre parientes) y la tendencia a los cruzamientos de sangres distintas (hibridación).

Los cruzamientos consanguíneos, basados en la teoría de Mendel, nos garantizan la pureza de sangre, y son desde luego mas fáciles de practicar que los de hibridación. Durante la selección para la cría usted puede observar a un gallo y una gallina, parientes próximos, como buenos para la cría, y si la observación, de estas dos aves aconseja su empleo en la reproducción, podemos casi asegurar que de su cruzamiento se obtendrán resultados excelentes.

Claro es que la descendencia de una pareja excelente no será toda igual a la de sus padres. Las leyes de reproducción señalan una proporción de productos buenos en la relación de uno a tres, es decir, que de cada tres hijos probablemente uno conservara las buenas características de los padres, mientras tres no habrán logrado alcanzar el grado de perfección que distinguía a sus antecesores, pero siempre sabremos que de ese cultivo, se obtendrá algún buen resultado y la observación primero y el combate después, se encargaran de revelarnos o darnos una buena idea cual es el ejemplar notable, eliminando automáticamente los ejemplares no aptos para la reproducción.

Debe tenerse muy en cuenta, que aunque los caracteres físicos y fisiológicos de un gallo son una primera manifestación de su calidad, no son los únicos, ni los más importantes de las condiciones que deben tener que concurrir para ser señalados como ejemplares selectos. Así pues, de nuestros cultivos debemos separar, siguiendo el sistema de consanguinidad, aquellas crías que no tengan los caracteres físicos y fisiológicos de sus padres, pero aun de aquellos pollos que conservaron estas características raciales, debemos de hacer una escrupulosa selección, por la observación de las características morales, de tenacidad, cría, inteligencia, facilidad de orientación y valor para la lucha con los elementos, que constituyen el factor de calidad, sin el cual ningún ave puede ser considerada de buena calidad y excelencia.

Claro está que el principal medio que tenemos a nuestro alcance para poner de manifiesto estas buenas cualidades es el combate de nuestros gallos. Al lado de este las cualidades físicas y fisiológicas son precisas también, bellas cualidades morales. Provista de unas y no de otras de estas cualidades el gallo de pelea no es nada. Y he aquí porque y hasta nueva orden, el combate de nuestros gallos es siempre el soberano juez del valor deportivo de nuestros demasiado caros amigos, los gallos de pelea.

Si siguen las leyes de Mendel y la teoría de consanguinidad notaran que es preciso que eliminen al menos tres cuartas partes de nuestra producción para obtener unos ejemplares notables, así que será más difícil aun lograr estos resultados por cruzamientos de hibridación.

En estos cruzamientos he hibridación la selección de los padres debe esmerarse aun mas, puesto que, sobre la investigación de sus cualidades físicas y morales, ha de estudiarse, con la mayor atención, la procedencia de los reproductores, para poder deducir de ella la posibilidad del apareamiento, en relación con la facilidad de la regresión, o salto atrás, desfavorable que puedan presentar los productos obtenidos con este cultivo.

Es pues necesario que el criador de esta clase de cruzamientos, conozca perfectamente los caracteres regresivos perjudiciales para la conservación de la especie, tanto en los padres como en la descendencia. En los primeros, para no realizar apareamientos entre individuos que los presenten, y en los segundos para eliminar, aquellos gallos que tales caracteres se manifiesten.

Y si, a la dificultad grandísima de conocer las procedencias, tan numerosas ya, de los padres, se añade la no menos grave de conocer estos caracteres regresivos de cada especie y la necesidad de esperar la tercera generación, para tener confirmación del éxito o fracaso logrado, no es de extrañar que no sean de aconsejar los cruzamientos de hibridación, más que en aquellos casos en que, los conocimientos del cultivador sean ya de tal importancia que le permitan juzgar, por cuenta propia y con garantía bastante del resultado obtenido.

En cambio cabe señalar, al cruzamiento por hibridación, la ventaja innegable de poder mejorar la especie y aun crear variedades nuevas, ya que, este sistema, es el seguido por la mayor parte de los criadores que lograron perpetuar su nombre, asociado al de la variedad por ellos creada.

Plumaje Gallino

 

El plumaje GALLINO esta dado por un GEN dominante denominado Hf.

Los machos normales tienen el genotipo hfhf y los machos con plumaje femenino pueden ser: HfHf (homocigotos), o Hfhf (heterocigotos).

El gallino homocigoto siempre es GALLINO, pero el heterocigoto puede mostrar de joven algunas plumas de gallino y en la siguiente pluma mostrarse GALLINO completo. Esto al contrario de lo que la mayoría de la gente cree esta dado por la presencia de la hormona masculina TESTOSTERONA. Por eso los animales jóvenes no tienen una expresión completa del carácter GALLINO, que se manifiesta cuando sus gónadas alcanzan su nivel de funcionamiento normal.

Los machos viejos que tienen el gen Hfhf, cuando tienen una actividad testicular subnormal, regresan del plumaje GALLINO a el plumaje masculino normal. En estos machos heterocigóticos, el plumaje gallino puede inducirse con la inyección de testosterona.

En conclusión, el plumaje GALLINO se produce cuando se reúnen las siguientes condiciones:

1. Presencia del gen Hf que modifica la estructura del folículo de las plumas y da plumaje gallino.
2. Presencia de la hormona masculina TESTOSTERONA. 

Puedes formar familias de gallinos pues no hay evidencias de que el plumaje gallino de los gallos este asociado con ninguna afectación en su comportamiento.

Casteo del plumaje Gallino

 

 

Terminología:  
H es el gen gallino dominante
h es el gen de plumaje normal

HH - gallino homocigoto, siempre gallino desde primera pluma
Hh - gallino heterocigoto, cambia a gallino en la muda
hh - plumaje normal

Resultados de las diferentes combinaciones:

1. Homocigoto x Homocigoto
HH x HH - 100% gallinos homocigotos

2. Homocigoto x Heterocigoto
HH x Hh - 50% gallinos homocigotos
50% gallinos heterocigotos

3. Homocigoto x Pluma normal
HH x hh - 100% gallinos heterocigotos

4. Heterocigoto x Heterocigoto
Hh x Hh - 25% gallinos homocigotos
50% gallinos heterocigotos
25% plumaje normal

5. Heterocigoto x Plumaje normal
Hh x hh - 50% gallinos heterocigotos
50% plumaje normal

Los machos homocigotos HH son los que desde primera pluma son gallinos. Los heterocigotos Hh son los denominados gallinetas o los que mudan de pluma normal a la de gallo gallina.

Las hembras que portan el gen homocigoto no se pueden reconocer a simple vista, para dar con ellas hay que castarlas con machos homocigotos y evaluar el porcentaje de machos gallo gallinas que producen. Hay una mayor probabilidad de escoger hembras homocigotas seleccionándolas de apareamientos que producen un alto porcentaje de machos homocigotos.

El Tino de los Gallos para herir

 

 

La herencia de ciertas características psíquicas, el valor del gallo de riña, la capacidad o tino para herir, son predisposiciones innatas, que ya están programadas desde la concepción genética del animal.

Se admite que el coraje y el tino para herir es la suma de caracteres oscuros, cuya herencia, por descontado, es menos conocida. Los gallos heridores, así los pelee cincuenta veces, procederán y herirán siempre en la misma forma; unos se especializaran en herir en la cabeza, otros en el cuello y en el cuerpo, pero en todos los casos herirán gravemente o mataran sin piedad. En una pelea de dos guapos, ganara por supuesto el que este mejor especializado para herir.

El tipo es una aptitud psíquica especial y programática que trae en sus genes y que lo obligan naturalmente a levantar las patas para herir.

Nada influye en esta virtud del gallo tiñoso; ni la excelente crianza, la habilidad y movilidad de la pelea, la musculatura, el buen acondicionamiento para el combate, el cerebro, y otros atributos de la conformación del esqueleto del gallo, etc. El gallo ya nace (si está sano por supuesto) con ese instinto, cual es donde levanta las patas, las mete hasta el encastre y siempre mata al contendor.

El tino para herir lleva un gene dominante que se traslada inevitablemente en la generación siguiente. La dominancia se expresa por la característica (el tino) de una generación a otra en forma inmediata. No hay regla sin excepción, muchas veces surgen genes recesivos que anulan esta característica y de buenos heridores, se transforman por mutaciones en muy malos.

Combatividad

 

No todo lo resuelve la genética, en cuanto al carácter combativo de un gallo por ejemplo, hay un aspecto adicional que puede ser determinante: la mano del hombre. De cómo desarrolle el criador este proceso dependerá que esa combatividad se eleve, mantenga o se pierda.

La herencia de la combatividad tiene aspectos simples y complejos. Si usted piensa que la combatividad se hereda de un modo poligenico, está considerando el aspecto simple: seria la suma total de genes buenos (un gen es la unidad de la herencia) es decir que a mayor número de unidades, tanto mejor.

El lado complejo es que la combatividad es un carácter que ha logrado fijar el hombre. La combatividad en nuestras aves se ha desarrollado en un periodo no menor de cientos de años, mediante una cuidadosa y selectiva crianza. Si un carácter puede fijarse en una cría, es lógico suponer que se puede perder o eliminar.

Pienso que actualmente se está descuidando la combatividad en nuestra crianza. Se cría para ganar rápidamente, en especial con los navajeros. Esta inclinación, lejos de la combatividad, está dirigida a la velocidad y habilidad cortadora. No argumento el punto de vista de que un gallo sea buen cortador y gane a un rival de pelea regular, nueve de cada diez veces. No opino si ese tipo de crianza es bueno o malo, pero nada me impedirá deshacerme de una estirpe, si carece de combatividad. Hasta la fecha he eliminado cuatro estirpes de aves de pelea debido a su falta de combatividad. Dos de ellas eran orientales, pero las otras dos no. En general, encuentro que cuando una estirpe de aves de pelea carece de combatividad, también carece de otras cualidades. Ninguna estirpe es solida sin combatividad.

En la crianza de aves de pelea, usted puede controlar tanto el medio ambiente como la Genética. Dos aves no pueden estar juntas, a no ser que usted lo haga. Es lindo llegar a sacar un gallo extraordinario, pero si desconoce quiénes son los padres, su éxito será efímero; en realidad, no habrá logrado nada. Sus aves tienen que vivir donde usted los ponga y comer lo que les dé.

En resumen, el proceso total de crianza esta bajo el control del criador. Es gratificante llevar buenos "records" con información de todo el año y no solo de la temporada de competencia; esto le permitirá mantenerla o elevarla.

El Color Giro

 

 

Dentro de ellos estableceré varias sub-variedades. Todos poseen el factor plata (P) ligado al sexo, y dominante excepto los giros mariposas. Es decir, que las gallinas solamente lo pueden poseer en número simple por no tener más que un cromosoma sexual X. Esto da lugar a que las gallinas giras, den siempre gallos giros, no importa el color del gallo (rojo por lo común), ya que transmiten a TODOS sus hijos, y no a sus hijas, el factor X (P), proveniente de sus madres.

Así pues, las gallinas giras ya de por si son puras respecto a este factor, y no así los gallos que en la mayoría de las ocasiones, por ser su formula genética X (P) X, o sea heterocigotos, dan hijos e hijas giras en 50% de proporción a otro color, tal como el colorado, pecho negro, etc.


GIROS REALES - La capa ha de ser blanco en la esclavina, brillante, con el fondo en negro lustroso manchado con lunares regulares de blanco. Es difícil obtener ejemplares sin que tengan el blanco más o menos teñido de amarillo o de un tono hueso mate. En el límite, estos ejemplares tienden al color armiñado (raza Sussex), sobre todo por parte de las gallinas, sustituyendo en mayor proporción al negro del pecho en los machos, por blanco mate.

Los pollitos nacen de color blanco con ligeras manchitas en la cabeza y dorso negras, pero sin llegar a formar las 3 líneas típicas. Se corresponden a los colorados, pero con una degradación del color castaño al blanco.

GIROS MARIPOSA - Proceden como he dicho anteriormente, de los dorados. El gallo es negro, excepto en el lomo que son de un tono amarillo oro brillante. En las alas tienen una franja marrón típica, como los dorados. El fondo del plumaje negro, es blanco, y aparecen muy frecuentemente animales, que con la edad van ampliando las manchas blancas hasta volverse blancos completamente.

Los pollitos nacen de color perdiz (dorados) con las tres rayas típicas, pero oscuras, en los que destaca el vientre con un crema-amarillento más llamativo. Los pollitos de raza Sussex Tricolor son los que he visto al nacer más parecidos a estos.

Las gallinas son negras, excepto el pecho que es salmón con un contraste muy llamativo. Las plumas del dorso llevan la parte central con la típica raya amarillo brillante, pero en menor cantidad y fuerza, que se diluye con el tono negro general.

GIROS DE ALAS DE PATO - Este es el color que se corresponde con el color pecho negro (dorado) pero sustituyendo los tonos rojo/castaño por amarillos, en el cuello, dorso, y plumas lloronas. Son los más hermosos por su riqueza de tonos y contraste en las plumas.

Los pollitos nacen con las rayas típicas en la cabeza y dorso, sobre un tono leonado pálido, en contraste con el amarillento de los dorados.

Las gallinas de esta variedad, cruzadas con machos dorados, dan esa diferenciación de color a los pollitos según el sexo, de tal modo que es absolutamente seguro saber los machos y hembras nada más nacer.

El color de la gallina es típico e inconfundible, pero como no se parece en absoluto al color del macho, pocos aficionados saben distinguir estas gallinas, que son las que dan la totalidad de los hijos giros (100%). Tienen el pecho salmón, las plumas del cuello manchadas en blanco con tonos grises pizarra, más o menos obscuros. El resto del cuerpo es pardo/gris, pero con ausencia total del amarillo, y solamente ligeras manchas castaño en la parte superior de las alas.